English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 19 de agosto de 2017

COMENTARIO ELEISON Número DXXVII (527) - 19 de agosto de 2017

¿Por Qué la Tradición?
¡Resuma el Concilio para mí, si puede!
Bueno, sí – el verdadero Dios debe ceder paso al hombre.
Si es verdad que una generación de Católicos Tradicionalistas está creciendo que no saben por qué son Tradicionales, esa es definitivamente una razón por la que la FSSPX está “perdiendo su sabor” –vea Mat. V, 13. Para conservar la Fe, cada Católico necesita saber por qué debe seguir la Tradición. Ahora bien, el Concilio Vaticano II fue sin duda el mayor asalto a la Tradición Católica en toda la historia de la Iglesia. Veamos entonces un útil resumen en diez puntos de la nueva enseñanza del Vaticano II hecho por una enciclopedia modernista, junto con una breve indicación del error en cada punto. Los diez puntos están en cursiva, su refutación concisa sigue inmediatamente a cada punto.
La Iglesia es, ante todo, un misterio, o sacramento, y no en primer lugar una organización o institución. “Misterio” y “sacramento” son palabras deliberadamente vagas para alejarse de la estructura de la Iglesia, pero Nuestro Señor claramente instituyó a Pedro para dirigir a Sus Apóstoles y discípulos en la salvación de las almas. Pedro es Papa, y en las Epístolas de San Pablo claramente los Apóstoles se vuelven obispos y discípulos se convierten en sacerdotes.

La Iglesia es todo el pueblo de Dios, no solo la jerarquía, clero y religiosos. Por supuesto que la Iglesia Católica incluye a todos los Católicos así como a los sacerdotes, pero los sacerdotes son su columna vertebral, o estructura.
La misión de la Iglesia incluye acciones en favor de la justicia y la paz y no está limitada a la predicación de la Palabra y la celebración de los sacramentos. Doctrina y sacramentos son los medios básicos por los cuales la Iglesia Católica ha contribuido más que nada o nadie a la justicia y paz en el mundo.
La Iglesia incluye todos los Cristianos y no se limita a la Iglesia Católica. Los “Cristianos” no católicos nunca pueden ser verdaderos Cristianos, porque para no ser católicos, necesariamente ellos rechazan más o menos lo que Nuestro Señor instituyó.
La Iglesia es una comunión, o colegio, de iglesias locales, las cuales no son simplemente subdivisiones administrativas de la Iglesia Universal. El caos de hoy en las “iglesias locales” en todo el mundo prueba cómo éstas necesitan absolutamente estar unidas y administradas por un sano Papa Universal en Roma.
La Iglesia es una comunidad escatológica; todavía no es el Reino de Dios. Dondequiera que las almas estén en estado de gracia, allí Dios es Rey, no solo en el Cielo sino también aquí abajo en la tierra ahora.
El apostolado laico es una participación directa en el apostolado de la Iglesia y no simplemente una colaboración en la misión de la jerarquía. Así como el cuerpo humano necesita tanto el esqueleto como la carne, así el Cuerpo Místico de la Iglesia necesita el clero y los laicos (cf. I Cor. XII). Los errores opuestos (clericalismo y laicismo) son generados por exagerar el papel de uno u otro. La Iglesia necesita ambos.
Hay una jerarquía de verdades; no todas las enseñanzas de la Iglesia son igualmente obligatorias o esenciales en la integridad de la fe Católica. Sólo las verdades no dogmáticas pueden ser clasificadas en orden de importancia. Todos los dogmas Católicos tienen el mismo rango, porque negar sólo uno es negar la autoridad de Dios que está detrás de todos ellos.
Dios utiliza otras iglesias Cristianas y religiones no Cristianas para ofrecer la salvación a toda la humanidad; la Iglesia Católica no es el único medio de salvación. Para todo hombre vivo Dios ofrece las gracias suficientes para salvarse. Éstas pueden venir al hombre EN religiones no Cristianas o “iglesias” no católicas, pero nunca pueden venir A TRAVÉS de nada o nadie excepto a través de Jesucristo y Su única Iglesia Católica.
10 La dignidad de la persona humana y la libertad del acto de fe son el fundamento de la libertad religiosa para todos, en contra de la opinión de que “el error no tiene derechos”. Siendo el Catolicismo la única religión verdadera, entonces la única verdadera libertad religiosa es la libertad de ser Católico. Realmente el error no tiene derechos.
Kyrie eleison.