English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 10 de julio de 2017

LA VERITÀ OPINA QUE EL ACUERDO ESTÁ BLOQUEADO



Fracaso Vaticano: cae el acuerdo con los Lefebvristas


Por Lorenzo Bertocchi para La Verità (edición impresa).

El último acto del cardenal Müller es una carta a la FSSPX que marca el fin de las negociaciones. Derrota “política” para el Pontífice, que quería un entendimiento rápido: algunas divergencias doctrinales son irreconciliables. El 26 de junio pasado, Mons. Bernard Fellay, superior de la Fraternidad sacerdotal San Pío X, recibió una carta firmada por el cardenal Gerhard Ludwig Müller. Esta carta puede considerarse el último acto del ex Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, quien poco después, el 2 de julio en curso, no recibió la confirmación de su cargo de parte del papa Francisco. Esta carta es una ducha helada sobre el posible acuerdo de regreso a la plena comunión eclesial de la comunidad de sacerdotes fundada por Mons. Marcel Lefebvre en 1970.
El regreso a la plena comunión se busca desde 1988, año en el que Lefebvre ordenó cuatro obispos sin el aval de la Santa Sede. Con el papa Francisco el acuerdo se daba como cosa hecha. “Falta solamente el sello”, dijo Mons. Fellay en una entrevista televisiva de enero de este año, y todo daba a entender, también de la parte vaticana, que la prelatura personal para la FSSPX estaba prácticamente lista. Incluso hubo rumores de que Fellay estaba buscando “casa” en Roma, en particular se habló del complejo de edificios que comprende también la iglesia Santa María Inmaculada del Esquilino.
Pero algo salió mal, enésimo signo de la confusión que parece habitar en el Vaticano. Basta pensar que Mons. Guido Pozzo, secretario de la pontificia comisión Ecclesia Dei, que desde hace años se ocupa del “expediente” lefebvriano, en enero de este año dijo a La Verità que las condiciones esenciales para el acuerdo “ya están”. Un acuerdo light, según la precisa voluntad del papa Bergoglio, sin demasiados distingos doctrinales, sino solamente la adhesión a lo que es necesario para ser católico, es decir, la professio fidei, la validez de los sacramentos celebrados según el Novus Ordo, la comunión con el Pontífice y los obispos unidos a él. Los puntos más controversiales sobre los cuales Mons. Lefebvre maduró su resistencia al aggiornamento conciliar, la libertad religiosa y la relación de la Iglesia con el mundo, serían puestas a un lado como cuestiones sobre las cuales es posible discutir para pedir aclaraciones.
La misiva enviada por Müller a Fellay vuelve a poner todo en discusión y devuelve la manecilla del tiempo al 2012, cuando todo parecía listo pero en el mejor momento todo se fue al aire, a causa de un preámbulo doctrinal que Fellay se negó a firmar. Ahora ese preámbulo que parecía no interesar al papa Francisco, vuelve con fuerza al primer plano. El papa Ratzinger hizo lo posible por hacer entrar en la plena comunión a la Fraternidad. Primero le dio ciudadanía a la misa en latín con el Motu proprio del 2007, luego levantado la excomunión de los cuatro obispos ordenados por Lefebvre en 2009. Finalmente haciendo una serie de coloquios entre los teólogos de la Santa Sede y los de la Fraternidad. Pero el punto de la aceptación del Concilio Vaticano II y del magisterio posconciliar permaneció sobre la mesa y fue el obstáculo que bloqueó todo. “Sobre la aceptación total del Concilio Vaticano II y la misa de Paulo VI, en el plano doctrinal seguimos estando en el punto de partida, tal como estaba en los años 70 con Monseñor Lefebvre”, declaró Fellay en una carta oficial de abril de 2013, poco después de la elección de Bergoglio. Este es el obstáculo considerado como insuperable por los lefebvrianos y puesto en la carta que Müller le envió a Fellay. Por esto se espera un comunicado de la casa general de la Fraternidad que debe responder a las peticiones de Müller.
Según nuestras fuentes, el anuncio de que el acuerdo no se concretó lo dio Fellay, en una reunión celebrada en torno a 15:30 el 29 de junio, después de las ordenaciones sacerdotales anuales en Ecône. “Con la llegada de esta carta”, dijo en sustancia Fellay, “ya no se dan las condiciones para el acuerdo” con Roma.
La agencia francesa Medias presse y luego el sitio de la Fraternidad, han publicado algunos extractos de la carta que hacen entender por qué el acuerdo ahora es improbable. “Con la aprobación del Soberano Pontífice” se lee en la carta que firma Müller, “juzgué necesario someter a la Sesión Ordinaria de nuestra Congregación, reunida el pasado 10 de mayo, el texto de la Declaración doctrinal que usted transmitió durante el encuentro del 13 de junio de 2016 como condición necesaria para el pleno restablecimiento de la comunión. He aquí las decisiones unánimes de todos los Miembros de nuestro Dicasterio: Es necesario exigir a los miembros de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X la adhesión a la nueva fórmula de la Professio fidei de 1988. En consecuencia, ya no es suficiente pedirles emitir la Professio fidei de 1962. El nuevo texto de la Declaración doctrinal debe contener un párrafo en el cual los signatarios declaran, de manera explícita, su aceptación de las enseñanzas del Concilio Vaticano II y las del período postconciliar, concediendo a dichos afirmaciones doctrinales el grado de adhesión que les es debido. Los miembros de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X deben reconocer, no solamente la validez, sino también la legitimidad del Rito de la Santa Misa y de los Sacramentos, según los libros litúrgicos promulgados después del Concilio Vaticano II”
El 30 de junio, Fellay envió la carta de Müller a todos los sacerdotes de la Fraternidad con un comentario inequívoco: “Nos encontramos en una situación similar a la del 2012. Aunque Mons. Pozzo, secretario de la comisión Ecclesia dei, en marzo tuvo un lenguaje muy diferente sobre los criterios de catolicidad que deben o no deben sernos requeridos”.
El hecho es evidente: No obstante la voluntad de un acuerdo light por parte del papa Francisco, poco inclinado a las cuestiones doctrinales, en el Vaticano los obispos y cardenales, con Müller a la cabeza, son absolutamente contrarios a cualquier tipo de acuerdo con la Fraternidad. La voz de Mons. Pozzo, desde siempre favorable al acuerdo, parece bastante aislada, pero quizá pueda ser la más cercana a los deseos del Pontífice.
El nuevo Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, Mons. Ladaria Ferrer, que formó parte de la comisión de diálogo instituida por Benedicto XVI en 2009, no está a favor de un acuerdo rebajado y ciertamente comparte la carta de Müller.
¿Y qué pasará ahora con la apertura ya concedida a la Fraternidad en vista del acuerdo? Después de la facultad de confesar válidamente a los fieles, fruto del año jubilar de la misericordia, la última fue en abril pasado cuando Francisco autorizó a los obispos locales a conceder la licencia para la celebración del matrimonio a la FSSPX. Alguien susurra que si no fueran suscritos los puntos de la carta Müller, todo podría ser puesto de nuevo en discusión, creando así una situación paradójica.

Se consuma así el enésimo desastre. El Papa que quiso pasar a la historia por la readmisión de los seguidores de Lefebvre, gracias a un acuerdo soft sobre los temas doctrinales, se encuentra en casa una resistencia fuerte y amplia, no dispuesta a disminuir las exigencias del 2012. En la Fraternidad Mons. Fellay está en dificultades porque se ha comprometido mucho por el acuerdo a pesar de que en su interior las voces contrarias hayan sido siempre más fuertes.



BREVE COMENTARIO DE NON POSSUMUS: ESPERAR Y VER.