English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 22 de mayo de 2017

MÁS SOBRE LOS INCIDENTES EN SAN NICOLÁS DE CHARDONNET


"la brecha entre la dirección de la Fraternidad y su clero francés (mayoritariamente hostil a un acercamiento esencialmente práctico -y no doctrinal- con Roma) sigue pareciendo profunda"


FUENTE
Mientras que siete “decanos” (responsables regionales) franceses de la FSSPX -es decir una gran mayoría de ellos- acaban de ser removidos de sus funciones inmediatamente después de publicar una carta (concerniente a los matrimonios en la Tradición y el peligro del acercamiento con Roma que se realiza actualmente), la iglesia parisina de San Nicolás de Chardonnet, el “faro de la Tradición” desde hace más de cuarenta años, es el escenario de incidentes.
En efecto, su “párroco”, el P. Patrick de La Rocque, forma parte de los sancionados y tuvo que abandonar el lugar en pocos días. La salida repentina de este sacerdote que durante algunos años llevó a cabo un apostolado dinámico escandalizó a los fieles de la parroquia, y muchos de ellos también están visiblemente escandalizados de la sanción con que fue afectado.
Este domingo [14 de mayo], el superior de la FSSPX en Francia, el P. Christian Bouchacourt (de quien procedieron las sanciones) vino a San Nicolás de Chardonnet para leer, antes de la homilía, un comunicado relatando su visión de los acontecimientos y explicando por qué se debía aceptar estas sanciones “con un espíritu sobrenatural”: los signatarios de la carta, entre ellos el Párroco expulsado, son acusados de maniobras “subversivas”, llevadas a cabo en el secreto (lo que ha sido negado), sembrando la división entre los sacerdotes y los fieles. Pero los mismos reproches dirigen ciertos fieles a la dirección de la Fraternidad. Durante la Misa Mayor, el P. Bouchacourt apenas había comenzado a expresarse, cuando una gran parte de la asistencia (entre una tercera parte y la mitad, de acuerdo a diversos testimonios que nos llegaron) se levantó y abandonó temporalmente la iglesia en signo de reprobación. Otros fieles (unos quince) cantaron una decena del Rosario, en el fondo de la iglesia y bajo el púlpito, durante el discurso del P. Bouchacourt, lo que suscitó un forcejeo felizmente ligero. Como sea, la brecha entre la dirección de la Fraternidad y su clero francés (mayoritariamente hostil a un acercamiento esencialmente práctico -y no doctrinal- con Roma) sigue pareciendo profunda.